El tenis como negocio mercantil, la industria del deporte

E-mail Imprimir PDF

En los comienzos del deporte y cuando se comienza a realizar deporte y tenis en concreto, los objetivos son el aprendizaje de unas habilidades motrices, un cuidado de la salud, la ocupación del ocio y del tiempo libre, las relaciones sociales, el asociacionismo como miembros de un club,…pero una vez que se comienza a entender el tenis como medio de vida, muchas empresas, intereses personales, objetivos de marketing, escuelas deportivas, profesionales del deporte en concreto, entrenadores, marcas de ropa deportiva, marcas de material específico (raquetas, bolas, equipamientos; etc.), empresas que soportan los eventos deportivos, medios de comunicación que completan su oferta televisiva con deporte, periodistas especializados, etc., en definitiva, tantos intereses alrededor de un simple juego, que cuando formas parte de un deporte al nivel que cada uno lo forme, no puedes ser tan ingenuo como para pensar que cada persona invierte tiempo y dinero, sin ningún interés a cambio, sea el que sea: desde disfrutar de un ocio activo, desde el gusto por el deporte y su práctica, por mejorar su juego y disfrutar de ello, o por otro lado, el lucro puro y duro, por ganar dinero, por publicitar su empresa, por generar imagen de marca, por hacer rentable un evento, etc.….

Resumidamente podemos diferenciar muchos tipos de negocios dentro del tenis:

Ø  A nivel recreativo, con esas tiendas de deporte, los clubes con ánimo de lucro, las escuelas de tenis, y ya a este nivel se mueve mucho dinero, en gastos para material, cuotas de socios o inscripciones a Escuelas, pago de clases de tenis, etc….

Ø  A nivel competitivo, con inscripciones a Torneos, pago de noches de hotel, comidas en los eventos, pago a los entrenadores, coste de los viajes, gastos en material deportivo, etc.…

Ø  A nivel seudo profesional, con gastos importantes en entrenamientos, pagos de Escuelas y residencias, inscripciones a Torneos, alguna ayuda de empresas deportivas, becas estatales para formación de jugadores, patrocinios deportivos, publicidad en eventos, contratos por bonus según resultados, etc.…

Ø  A nivel profesional, con contratos de televisión, derechos de imagen, soporte como medio publicitario, empresas que se publicitan en los eventos, entradas a los eventos, contratos con marcas deportivas, agentes que gestionan la imagen de los deportistas, gastos de viajes, pagos a los miembros del grupo del jugador, etc…

Tantos y tantos intereses comerciales, tantos intereses económicos que hace que el mundo del deporte y del tenis en la sociedad occidental sea tan complejo, que todos los protagonistas de este negocio: Jugadores, organizadores de eventos, empresas deportivas, entrenadores, clubes, medios de comunicación, empresas de representación de jugadores, empresas que utilizan el deporte como medio de publicitarse, organismos que tutelan el deporte,…etc., deben conocer como está simbiosis de intereses hará que siga funcionando esta compleja máquina económica que es un deporte desde la base hasta la competición espectáculo, pasando en ese camino por el deporte escolar, el deporte recreativo, el deporte de competición hasta llegar al deporte rendimiento, que culmina con el deporte espectáculo.

Deporte de base, deporte escolar, deporte recreativo y de salud

El tenis desde la base es un negocio que mueve mucho dinero y por tanto funciona como medio de vida de muchos profesionales, desde las tiendas deportivas de una localidad, los sueldos de los monitores que trabajan en las Escuelas de tenis, desde los pequeños Torneos organizados a nivel provincial y regional, todo hace que en la base se deban consumir productos deportivos, que deba pagar cuotas en clubes o cuotas por los entrenamientos o deba tener pequeños gastos para competir en estos eventos, por ejemplo. Todo un engranaje de base que proporciona los consumidores de deporte, desde material en el deporte activo, como los consumidores de deporte pasivo, espectadores del deporte profesional tanto en televisión como en directo, y que proporciona grandes cantidades de dinero a las grandes multinacionales del deporte y posibilitan los consumidores de los siguientes tipos de deporte o consumidores de otros productos que no tienen nada que ver con el deporte, pero que utilizan el deporte para generar imagen y fomentar el consumo de sus productos.

Deporte de competición de base

Una vez que algunas personas deciden tener una licencia y competir formando parte de un federación o organismo que tutela la competición, entran a formar parte de un engranaje que proporciona ingresos económicos a muchas personas, desde las federaciones deportivas que reciben subvenciones estatales por el número de licencias, particulares que organizan eventos donde generar ingresos económicos gracias al patrocinio deportivo, entrenadores que viven del entrenamiento de jugadores, y que hace que las empresas deportivas sigan ingresando dinero gracias al consumo de material deportivo por este tipo de práctica deportiva, por eso algunas marcas a este nivel proporcionan gratuitamente material a entrenadores y jugadores, contratos de algunas raquetas y bolsos, que hace que en ese pequeño Club o Escuela, todos los demás consuman el producto deportivo que lleva el mejor de la Escuela o el monitor que promociona esa marca deportiva. Otras veces los organizadores de eventos, gestionan los ingresos por comidas o por alojamiento en hoteles, lo que proporciona ingresos al Club organizador o al propio organizador. Y sin duda, el negocio está también en la multitud de Escuelas de tenis en todo el mundo dedicadas al deporte de base, que enseñan a jugar a niños entre 12 y 16 años, que más tarde abandonan la práctica del tenis, pero que año a año nutren las Escuelas, con los respectivos gastos que todo ello conllevan: material, cuotas y demás…

Deporte de competición seudo profesional

Sería ese deporte donde el jugador de tenis no gana dinero, pero a su alrededor hay muchos intereses de futuro. Muchos jugadores poseen contratos internacionales de suministro de material deportivo, pero con cantidades económicas por bonus y que muy pocos podrán recibir ya que los resultados exigidos son alcanzables por un número muy reducido de jugadores; también comienzan a aparecer las empresas de representación de jugadores, que adelantan dinero a cinco años, por ejemplo, con el objetivo de recuperarlo cuando los ingresos por imagen del deportista sean importantes, ya que los gastos a este nivel por temporada por jugador pueden oscilar entre 20.000 a 30.000 euros por temporada, por lo que se hace muy difícil la competición a este nivel sin las ayudas económicas. Los Torneos comienzan a pagar cantidades por semana entre 10.000 a 30.000 euros, y los ingresos por premios pueden llegar a amortizar los gastos. Las marcas deportivas patrocinan a jugadores excepcionales y con proyección de futuro, pero la rentabilidad para el jugador es poca, por lo que se está en un deporte rendimiento, pero alejado del deporte espectáculo, que es el que realmente genera dinero y rentabilidad. Los Torneos dependen del patrocinio local y de las ayudas públicas y privadas para sacarse adelante y todo es más humilde de lo que muchos piensan cuando se incorporan al deporte de base y sobre todo al deporte federado.

Deporte de competición profesional y deporte espectáculo

Explicar cómo funciona este deporte es tan complejo, que sería imposible explicarlo, ni escribiendo libros sobre gestión deportiva, ni siendo un especialista en economía, que no es mi caso, y por tanto, dentro de mis posibilidades intentaré dar mi idea sobre cómo funciona este deporte y por qué es tan rentable para todos:

1º Los espectadores, los consumidores, la clave de este deporte, la gente que estamos dispuestos a pagar por su consumo, desde material hasta las horas de nuestro tiempo libre que ocupamos siguiendo este tipo de deporte, y nos es rentable porque disfrutamos del deporte al practicarlo o por seguirlo por televisión.

2º El jugador de tenis debe entender que forma parte de una máquina, que necesita de todas las piezas para que genere dinero, y poder vivir de su actividad profesional. Ellos generan ingresos para pagar entrenadores, viajes, preparadores físicos, fisioterapeutas…y sobre todo deben entender que sin ellos esto no funcionaría, pero que sin el esfuerzo de otros, por si solos no podrián generar esas cantidades económicas que se mueven a este nivel.

3º Los eventos, muy complejo, ya que desde las ciudades que buscan proyección internacional, proyectar una imagen al mundo, publicidad estática de entidades y administraciones públicas, utilización política del evento para generar imagen, entradas al evento, derechos de retrasmisión, venta de derechos de televisión, soporte publicitario de marcas…todo hace posible la celebración de un Torneo de tenis en un lugar diferente cada semana del año.

4º Empresas de ropa deportiva, los anuncios de televisión se pagan por segundos, tener un soporte publicitario como es un jugador de tenis es impagable, es decir, si tu logo puede salir durante 3 horas seguidas en televisión, sin pagar a la cadena, eso vale mucho dinero, por lo que las grandes marcas deportivas, luchan porque los jugadores que ocupan más horas de televisión luzcan su logo, tanto en la cabeza, como en los brazos, pecho, pantalones, calcetines y zapatillas. Por muchos motivos, principalmente por la persuasión al consumidor que lo ve en televisión y en segundo lugar, por generar imagen que cree marca y fomente el consumo de su marca.

5º Empresas especializadas en tenis, conseguir que las estrellas de un deporte lleven tu material deportivo, genera en millones de consumidores la necesidad consumista sobre ese producto, lo que repercute en ingresos económicos para la marca. Que el logo luzca en el cordaje es fundamental. Esta publicidad va directamente al deporte recreativo y deporte de competición de base, donde el espectador conoce esa marca especializada y confía en aquello que llevan los deportistas profesionales.

6º Empresas que utilizan la publicidad estática para llegar al consumidor, evidentemente pagar 3 horas de televisión es impagable, por lo que tener una valla publicitaria en un evento que tiene audiencia es muy rentable, por lo que el evento cobra por ese soporte y la empresa consigue su objetivo, generar imagen, el tenis es un buen soporte, ya que es un deporte señorial, con prestigio y con un “target” muy específico, con un público con recursos económicos, que consume estas marcas, no es casualidad que marcas como Rolex, Mercedes, Sony Ericsson, Coronita, BNP, y otras tantas de estas multinacionales utilicen este soporte para conseguir sus objetivos publicitarios y tener imagen, es decir, identificación de sus productos con la imagen del tenis.

Y por fin la TELEVISIÓN, sin la cual todo sería imposible, los medios de comunicación, pero sobre la televisión ha hecho posible que este engranaje económico sea posible, es el soporte para que todos puedan conseguir sus objetivos; los jugadores percibir ingresos económicos por premios y por imagen, gracias a lucir marcas deportivas o publicitar cualquier producto o marca, que después utiliza esa imagen en otros formatos publicitarios; los eventos, que pueden generar ingresos gracias a tener una proyección mundial, y vender esa semana de competición como medio para publicitarse y estar en pantalla delante de millones de espectadores; marcas deportivas, que consiguen un medio para proyectar su imagen y su logo a todo el mundo, consiguiendo consumidores de sus prendas y material deportivo; ciudades, que están presentes dentro del circulo económico, que se genera alrededor de un evento de este tipo, y que por tanto a muchas administraciones públicas y a nivel político interesa para fomentar el movimiento económico de la ciudad en el mundo; empresas, que consiguen publicitarse y generar imagen gracias al deporte que patrocinan teniendo la posibilidad de una publicidad indirecta pero muy rentable gracias a la retrasmisión de eventos deportivos; y se podría cerrar el círculo con la repercusión económica por tener los derechos de retrasmisión, ya que las TELEVISIONES, pagan mucho dinero por los derechos, pero ellos consiguen rentabilizarlos gracias al coste tan brutal de la publicidad directa durante ese evento deportivo, los anuncios y cada segundo de televisión cuesta mucho dinero, ya que llega a millones de personas.

Ahora mal gestionados todo esto, también produce perdidas y cuando hablas con responsables de compra de derechos de televisión, tienen muy claro cuando algo puede ser rentable o no, pero vamos esto sería otro tema.

En definitiva, el jugador de tenis debe comprender a este nivel que forma parte de una industria que funciona porque en este caso, el tenis tiene una imagen que vende, que hay marcas que venden sus productos y generan dinero, que los eventos necesitan su participación para conseguir mejores contratos, que los organismos y federaciones tutelan el deporte y trabajan por modernizar y dinamizar está industria, y que los formatos y calendarios deben estar bien estructurados para que los espectadores estén interesados en consumir este producto, y por tanto sea rentable para las televisiones y para las marcas deportivas, consiguiendo que haya empresas que utilicen este soporte para publicitarse; es decir que un evento deportivo, un Torneo de tenis en este caso, sea el medio para llegar al consumidor, por todos los medios antes descritos.

En definitiva, un simbiosis muy rentable, pero muy compleja a la vez.